Tienes una cita...

¿Mujer hace cuanto no palpita tu corazón por tener un encuentro contigo misma? Y es que las mujeres a veces nos acostumbramos a ser todo y estar en todo, o en el peor de los casos a dejar de existir, existiendo. Tu tiempo de respirar para ti, creer para ti, vivir para ti es importante, pues por ilógico que se escuche, es la manera correcta también de cuidar a quienes te rodean. Deja pues la condenación por querer darte espacio, no te sientas culpable por decir que no, deja la amargura atrás por haberte abandonado, no te lamentes más por haber entregado todo sin recibir nada a cambio. !Hoy tienes una cita! Solo te advierto; conocerás a una mujer espectacular, hermosa, inteligente, con virtudes, llena de talentos, derechos, decidida y valiente, que por dentro lleva sueños, sonrisas y mucho amor para dar.


Encuentrate con ella, pues le debes mucho tiempo ya. Por salud mental y emocional debes hacerlo , cuando lo hagas , comenzarás a experimentar paz, se te devolverá el aliento , vas a quejarte menos y serás agradecida. Descubrirás mucho, de lo poco que creías tener. Yo, te aseguro comenzarás a cuidarla y si de verdad la amas, vas a tratar de sanarla. En mi camino de renovación de pensamiento, he aprendido que el Empoderamiento que Dios quiere , tiene que ver también con tu sanidad interior. Sanar tu corazón, emociones , estima te hará mucho más fuerte, valiente y determinada. No puedes ir a la batalla de tus derechos herida, pues créeme morirás en el intento. Pues tendrás que enfrentar gigantes y obstáculos, para hacerlo tu actitud debe ser renovada, y con una mente limpia.


La lucha por nuestros derechos es milenaria, ahora en el tiempo moderno poco a poco las voces mártires de las que nos precedieron, con los mismos ideales han abierto camino. Pero todavía falta mucho por conquistar, nos queda camino por recorrer, pero cada día somos más. Sin olvidar que mantenernos unidas nos hace fuertes, ayudarnos entre nosotras mismas nos vuelve fructíferas y que, Empoderadas de la manera correcta trae una luz de esperanza.

¡Así que prepárate mujer, tienes una cita!


Todo tiene su tiempo, Eclesiastés 3:1 RVR1960

2 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

El Futuro