El Virus y El Amor

La historia demuestra que ante una catástrofe global, los humanos seguimos un patrón común, hacia el miedo y sí de una epidemia se trata, sin lugar a dudas es incrementado.

Estos cisnes negros suelen “sacar lo mejor y lo peor de las personas” algunos reaccionan; escépticos, indiferentes, con miedo, otros se aprovechan de la histeria colectiva para aplicar el buen proverbio: ” A rio revuelto ganancia de pescadores”. Los mas creativos desarrollan sus habilidades en las redes, sin importar el dolor de muchos , pero a su vez sofocando el stress de otros.

Que la fragilidad nos recuerde el valor de un mensaje de texto, hacer la diferencia con un “te quiero” , en un mundo sumergido en el “Yo extremo” cocinemos para el que no tiene, levantemos una oración para el que pelea de frente; que el primer insumo que no falte durante esta epidemia sea el amor.

Volvamos pues a la misericordia, empatía, a la conciencia social , no llenemos despensas egoístas, brindemos una ayuda anónima, una palabra oportuna, esa ayuda que no se aprovecha , que no se publica no pensemos en; ¿que me pueden dar? Mejor pensemos ¿que puedo yo ofrecer? El que es generoso prospera; el que reanima será reanimado. Proverbios 11:25 (NVI)

0 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

El Futuro